Procedimientos Quirúrgicos

Cirugía mínimamente invasiva en urología

MOBURF-00016694-001

En el pasado, parte fundamental de los padecimientos susceptibles de ser tratados mediante cirugía en Urología eran las incisiones en la piel. Mientras más grandes fueran mejor exposición para realizar los procedimientos. Gran parte de la recuperación (y el dolor) después de una cirugía abierta es precisamente el proceso de cicatrización de las heridas.

En la actualidad gran parte de la cirugía abierta en Urología ha sido desplazada por procedimientos “minímamente invasivos” que, de hecho, constituyen dos grandes ramas de nuestra especialidad: la Endourología, la Laparoscopía y la Litotrípsia extracorporea. Todas hechas posibles gracias a los grandes adelantos tecnológicos que han caracterizado a la medicina de nuestros días.

La Endourología nos ofrece la posibilidad de diagnosticar y tratar la gran mayoría de los padecimientos que ocurren dentro de las vías urinarias mediante un “abordaje por vía natural”, es decir, a través de la uretra (conducto que va de la vejiga urinaria al exterior del cuerpo). Se utilizan gran variedad de “endoscopios” que son delgados instrumentos susceptibles de entrar en el interior de las vías urinarias bajo visión directa, permitiendo una perfecta inspección de las mismas y un tratamiento que limita al máximo el daño de las estructuras normales. Así, es posible el tratamiento de la gran mayoría de los cálculos o piedras urinarias, tumores en etapas iniciales y estenosis o “estrecheces” de las vías urinarias. Todo esto sin necesidad de realizar heridas en la piel, permitiendo una rápida y menos dolorosa recuperación.

La Laparoscopía consiste en la introducción de finos instrumentos en el interior del abdomen a través de mini-incisiones en la piel. Las estructuras anatómicas son visualizadas por medio de un sistema de video que permite la amplificación de la imagen y un preciso control de los movimientos del cirujano. Una buena parte de los padecimientos de las glándulas suprarrenales, riñones, vías urinarias y próstata son ahora corregibles mediante esta técnica que permite también una más rápida y menos dolorosa recuperación, con los mismos resultados de la cirugía abierta y con mejores resultados cosméticos.

La Litotrípsia extracorporea (LEOCH) consiste en destruir los cálculos o piedras en los riñones y en el tracto urinario superior con mínima invasion y pronta recuperación gracias a las ondas de choque de alta energía dirigidas en forma específica.
Las ondas ultrasónicas pasan a través del organismo hasta que chocan con los cálculos. Las vibraciones de estas ondas pulverizan los cálculos, los cuales pasan con mayor facilidad por el uréter hacia el exterior del organismo a través de la orina.

Además de las técnicas operatorias citadas, nuestra especialidad tiene una gran diversidad de tratamientos alternativos, tal en el caso de la incontinencia urinaria, esterilidad masculina, enfermedades de transmision sexual, disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc.

Comments are closed.